Familia y lectura

Hoy celebramos el Día Internacional de las Familias para crear conciencia sobre el papel fundamental de las familias en la educación de los hijos desde la primera infancia, y las oportunidades de aprendizaje permanente que existen para los niños y las niñas y los jóvenes.

Quienes nos conocéis sabéis que para nosotras la familia es un eje fundamental y vertebrador de nuestro trabajo a través de la formación Leer en familia; y diseñando programas y talleres de familia y lectura como: Punto de cuento y Lectura de regazo; y sesiones de narración y creatividad para público familiar, tanto en Salamanca como en Jaca y cualquier lugar del mundo donde nos llamen. Siempre está esa simbiosis –lectura y familia-, porque la lectura al igual que la familia, nos vincula al mundo, nos enseña cómo es, y nos ayuda a desenvolvernos en él, entre otras muchas cosas.

Hanieh Ghashghaei

Ilustración de Hanieh Ghashghaei 

LA FAMILIA tiene un papel y una responsabilidad irreemplazable en el desarrollo de los hábitos lectores del niño (primero porque es bebé y nuestra voz es su primer libro. Después, porque aunque sea mayor y sepa leer hay que continuar en ese acompañamiento lector) al que podrá contribuir poniéndolo en contacto con buenas y variadas lecturas, próximas a su mundo afectivo y a sus intereses; lecturas que le hagan pensar y que respondan a sus inquietudes, con una variedad de estilos y contenidos que favorezcan la evolución de sus gustos personales y le ayuden a perfilar y recorrer su propio itinerario lector.

Peter Carnavas

Ilustración Peter Carnavas

El espacio familiar es un contexto idóneo para ofrecer posibilidades y contribuir al proceso de contagiar el deseo de leer e ir creando lectores, ya que el lector no nace, se hace. Nosotras creemos firmemente en esto y hoy queremos compartir con vosotros unos tips a tener en cuenta sobre lectura y familia

  • Dar ejemplo. Si tú lees ellos leen. Para los niños los miembros de la familia (mamás, papás, hermanos mayores, abuelos, abuelas…) son sus modelos de lectura. No olvidemos que nunca es demasiado pronto para introducir los cuentos en la vida de los niños.

 

  • Contagiar lectura. Hay muchas maneras de compartir con ellos el placer de la lectura: leer historias, contar cuentos, visitar bibliotecas y librerías juntos, etc.

 

  • Crear espacios en casa para tener libros y otros materiales de lectura. Crear para el niño su propia biblioteca personal reforzará su vínculo hacia los libros.

 

  • Proponer, no imponer. Hay que plantear la lectura sin obligaciones ni exigencias. Cualquier rigidez en la lectura estropea el placer de leer y de compartir ese momento repleto de emociones y disfrute través de la palabra leída y/o contada, la imagen…

 

  • Acompañar. Los momentos compartidos de lectura refuerzan los lazos afectivos y crean en los hijos sensaciones y recuerdos perdurables para toda la vida. Es importante tener presente que, ese acompañamiento de la familia es necesario en todas las edades. No los dejemos solos cuando aparentemente saben leer porque a ellos les gusta escuchar historias a cualquier edad, y siguen necesitando ese estímulo y apoyo familiar.

 

  • Animar a leer desde la familia exige ser constante y entusiasta para propiciar situaciones que provoquen ese contagio. Buscar un tiempo y un lugar para leer e incorporarlos a las rutinas del hogar. A los niños les gusta la voz del adulto porque les transmite ternura y emoción y que sus padres compartan su tiempo con ellos pues esperan que el adulto esté disponible para ellos y para la historia ¡es un gran momento!. Por favor, no leer porque “hay que leer”. No es imprescindible leer todos los días. En realidad cualquier motivo puede ser bueno para leer como por ejemplo hacer un postre, preparar una excursión, conocer las reglas del juego… ya que sirven al niño para comprobar que leer es importante.

 

  • Respetar el gusto lector. Los lectores tienen derecho a elegir libros que les gusten y leerlos cuando se está dispuesto a compartir esa lectura regalo. Hay que respetar la individualidad ofreciendo variedad y calidad respetando la subjetividad de cada lector.

 

  • Pedir consejo. Nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde para a la biblioteca, al bibliobús, visitar librerías, espacios de promoción de lectura y creatividad… son lugares donde descubrir múltiples formas de disfrutar con la lectura, encontrar el libro que necesita cada lector y ayudar a iniciar una biblioteca propia como la de los adultos. Son excelentes aliados en este proceso lector.

 

Antes de terminar y, al hilo de lo leer en casa, queremos compartir con todos vosotros el artículo publicado en el blog Ediciones Ekaré: “Lectura en casa”sobre ¿Cómo iniciamos la lectura en casa con niños? de la mano de cuatro especialistas: Verónica Uribe, Ruth Galicia, Linsabel Noguera y Pep Bruno. 

Ahora sí, os decimos hasta pronto con esta gran frase de Albert Einstein. ¡¡FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LA FAMILIA!!

“Dar ejemplo no es la principal

manera de influir en los demás.

Es la única manera.”

(Albert Einstein)

 

Artículo publicado el 17 de mayo en diario Digital Salamanca RTV Al Día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s